PRINCIPIOS CLAVE DE LA ATENCIÓN TEMPRANA TEMPRANA Y LAS PRÁCTICAS EFECTIVAS (IV)

Academia Americana de Pediatría (AAP)

1. Los bebés y los niños pequeños aprenden mejor a través de experiencias cotidianas e interacciones con personas conocidas en contextos familiares.

Los profesionales de la salud escuchan y honran las perspectivas y elecciones del paciente y la familia. El conocimiento, los valores, las creencias y los antecedentes culturales del paciente y la familia se incorporan en la planificación y la prestación de la atención.

2. Todas las familias, con los apoyos y recursos necesarios, pueden mejorar el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos.

Las conexiones fuertes dentro de una familia amorosa y solidaria, junto con las oportunidades de interactuar con otros niños y crecer en independencia en un entorno con la estructura adecuada, son activos importantes en la vida de un niño.

3. La función principal del proveedor de servicios en la intervención temprana es trabajar y apoyar a los familiares y cuidadores en la vida de un niño.

Las familias y los proveedores trabajan juntos como socios en todos los niveles de toma de decisiones.
Las preocupaciones de los padres y los profesionales de la salud infantil deben incluirse para determinar si la vigilancia sugiere que el niño puede estar en riesgo de problemas de desarrollo.
Un hogar médico brinda atención centrada en el paciente y la familia a través de una asociación de trabajo confiable y colaborativa con las familias, respetando su diversidad y reconociendo que son la constante en la vida de un niño.
Proporcionar información suficiente, fomentar la asociación, ser sensible a los valores y costumbres, pasar suficiente tiempo y escuchar las preocupaciones de la familia son elementos centrales de un hogar médico.

4. El proceso de intervención temprana, desde los contactos iniciales hasta la transición, debe ser dinámico e individualizado para reflejar las preferencias, los estilos de aprendizaje y las creencias culturales de los niños y los miembros de la familia.

Los pacientes y las familias participan en actividades de mejora de la calidad a nivel de práctica.
Las familias son respetadas y escuchadas y reciben la información apropiada necesaria para compartir la toma de decisiones en nombre de su hijo.

5. Los resultados del IFSP deben ser funcionales y estar basados ​​en las necesidades y prioridades de los niños y las familias.

Los padres y los profesionales de la salud infantil tienen valiosas habilidades de observación y comparten el objetivo de garantizar resultados óptimos de salud y desarrollo para el niño. En la situación óptima, el profesional de salud infantil obtiene observaciones, experiencias y preocupaciones de los padres y reconoce que las preocupaciones de los padres requieren una atención seria.
Haga hincapié en la atención que pone al paciente primero, enfatiza la comunicación abierta y apoya al paciente y a sus cuidadores.
Los pacientes participan activamente en la toma de decisiones y se buscan comentarios para garantizar que se cumplan las expectativas de los pacientes
Los planes de manejo deben basarse en una evaluación integral de necesidades realizada con la familia.
Un hogar médico significa que su proveedor de atención primaria pediátrica conoce el historial de salud de su hijo, escucha sus inquietudes y necesidades (así como las de su hijo), trata a su hijo con compasión, comprende sus fortalezas, desarrolla un plan de atención con usted y su hijo cuando sea necesario, y respeta y honra su cultura y tradiciones.

6. Las necesidades e intereses prioritarios de la familia son atendidos de manera más adecuada por un proveedor primario que representa y recibe apoyo del equipo y la comunidad.

El hogar médico trabaja con un equipo coordinado, brinda atención primaria continua y facilita el acceso y la coordinación con una amplia gama de servicios comunitarios especializados, auxiliares y relacionados.
Establecer una asociación efectiva y eficiente con profesionales de la primera infancia es un ingrediente importante para la coordinación exitosa de la atención de los niños dentro del hogar médico.

7. Las intervenciones con niños pequeños y miembros de la familia deben basarse en principios explícitos, prácticas validadas, la mejor investigación disponible y las leyes y reglamentos pertinentes.

Las decisiones con respecto a las terapias apropiadas y su alcance e intensidad deben determinarse en consulta con la familia, los terapeutas y los educadores del niño (incluida la intervención temprana o los programas escolares) y deben basarse en el conocimiento de la evidencia científica para su uso.
La medicina basada en la evidencia y las herramientas de apoyo a la decisión clínica guían la toma de decisiones.